Realizar tareas comunitarias durante las horas de trabajo

Volunteer

¿Te gustaría realizar trabajo voluntario? Es probable que sí. ¿Realizas trabajo voluntario? Seguramente no. ¿Por qué no lo haces? Me imagino que dentro de tu respuesta aparecerán las palabras “falta de tiempo”.

Intentando no parecer un comercial publicitario (pero consciente de que no lograré mi objetivo), te tengo la solución perfecta a este problema: dile a tu jefe que quieres comenzar a realizar tareas comunitarias durante las horas de trabajo (sin recibir una disminución en tu salario).

Aunque a simple vista esta propuesta puede parecer absurda, un estudio realizado el año 2010 en la Universidad de Florida concluyó que los trabajadores que reciben permiso para dedicar parte de su tiempo al servicio público, trabajan con mayor dedicación y respaldan la labor de sus empleadores tanto dentro del lugar de trabajo como en la comunidad. El mayor grado de conexión que sienten con la empresa aumenta el nivel de compromiso y el nivel de productividad durante las horas de  trabajo.

Formar parte de una empresa que posee conciencia social es motivo de orgullo para muchos empleados. Un estudio realizado por Kelly Services a aproximadamente 100.000 personas en 34 países determinó que el 86 por ciento de los encuestados tienen mayores probabilidades de querer trabajar por una compañía considerada ética y socialmente responsable. El mismo estudio concluyó que el 57 por ciento estaría dispuesto a aceptar un cargo menor o un sueldo más bajo en caso de trabajar por una empresa que posee una fuerte conciencia medio ambiental y comunitaria.

Randstad Canada, una importante empresa de ese país que asesora y realiza servicios de contratación de personal y recursos humanos, le otorga a sus empleados un determinado número de horas a la semana para que realicen trabajo voluntario. Stacy Parker, vicepresidenta ejecutiva de marketing  dentro de Randstad Canada, señala en el blog de la empresa que esta práctica genera numerosos beneficios. En primer lugar, los empleados se sienten bien al realizar este tipo de actividades. Por otra parte, según señala Parker, realizar trabajo voluntario permite desarrollar capacidades de liderazgo, aumentar la experiencia y construir relaciones de negocio.

A modo de resumen, podemos concluir que las empresas que realizan este tipo de prácticas se ven beneficiadas de manera global. Por un lado los empleados mejoran su rendimiento, desarrollan nuevas habilidades y aumentan el grado de satisfacción que sienten por su trabajo y hacia las personas con las que trabajan. Por otro lado, la corporación fortalece su reputación, su imagen corporativa, y la confianza y lealtad de tanto los empleados como los consumidores. Por último, la comunidad se ve beneficiada al solucionar sus necesidades mediante la ayuda gratuita que reciben de personas con diversos talentos y habilidades.

¿Qué te parecen estas iniciativas que están tomando algunas empresas? ¿Te gustaría proponerlas a tu jefe?

Patrick Thelen

Artículos relacionados:

How Social Responsibility Attracts Employees

Forbes: The CSR Blog

5 pasos para comenzar un programa de responsabilidad social corporativa

Corporate Social Responsibility

La responsabilidad social corporativa (RSC) está de moda (en buena hora). Todas las compañías, independiente de su tamaño, se han ido dando cuenta que ser socialmente responsable ha dejado de ser una opción; es una pieza clave que deben insertar dentro de sus planes de negocios.

Iniciar un programa de responsabilidad social requiere reflexión y compromiso. A continuación les presento cinco pasos que toda empresa debiera seguir al comenzar un proyecto de este tipo.

1. Comprender el real significado de la RSC

Los tiempos en los que las empresas sólo debían preocuparse de rendir económicamente, sin compromiso social, han terminado. Aunque las posibles razones de este cambio son variadas, lo cierto es que la gente prefiere y premia a las organizaciones que se comprometen con la sociedad.

El Schwab Foundation for Social Entrepeneurship define a los emprendedores como “aquellos que impulsan la innovación y la transformación en varios campos, entre los cuales se encuentran la educación, la salud, el medio ambiente y el desarrollo empresarial”.

Para realizar un exitoso programa de responsabilidad social, una empresa debe conducir sus negocios teniendo presente el impacto que sus acciones generan en aquellos que se ven afectados directa e indirectamente por ellas. Para que estas acciones sean sostenibles deben llevarse a cabo de forma proporcional a los recursos de la organización.

2. Dialogar y establecer relaciones directas con el entorno

Una empresa cerrada y unidireccional nunca logrará comprender lo que realmente quieren y necesitan aquellos que la rodean. Es por esto que es importante iniciar un diálogo y dirimir lo que es significativo para aquellos que de una u otra forma se ven impactados por la empresa.

Comunicarse con los grupos de interés y establecer relaciones con miembros claves de la comunidad son importantes medidas para averiguar si existen ciertas necesidades que la empresa podría satisfacer.

3. Integrar el programa a la estrategia global de la compañía

En el pasado, muchos pensaban que simplemente donando dinero estaban siendo socialmente responsables. La RSC debe ser parte de la estrategia global de la empresa. Para lograr esto, es necesario crear un programa que junto con satisfacer las necesidades de la sociedad esté directamente ligado con la visión y la misión de la compañía. Avon es un muy buen ejemplo de una compañía que logra hacer esto.

4. Involucrar a toda la empresa

Un buen programa de responsabilidad social debe atraer a todos los integrantes de la empresa. Una implementación exitosa requiere que los empleados sientan una motivación intrínseca y desinteresada por participar. Para lograr esto se requiere una comunicación activa con los trabajadores en la que se les otorga libertad para desarrollar el programa en una forma que a ellos les resulte atractiva.

IBM es una empresa que ha sido muy exitosa en este sentido. Según señala la multinacional estadounidense, durante el año 2011 desarrollaron el mayor programa de voluntariado corporativo realizado hasta ahora por una empresa. 300.000 personas relacionadas con la empresa de 120 países realizaron 5.000 proyectos y dedicaron a tareas de voluntariado un número de horas equivalente a más de 1.070 años.

5. Realizar un programa medible

La única forma de saber si un programa fue exitoso es mediante la creación de metas medibles y específicas desde el principio. Cuando uno está consciente de su virtudes y aciertos puede implementar las medidas adecuadas para que el siguiente programa sea más exitoso que el anterior.