La investigación primaria y secundaria en las relaciones públicas

English: paid survey related photo

Entre las claves del éxito en las relaciones públicas se encuentra la investigación.

Scott Cutlip y Allen Center, dos conocidos investigadores estadounidenses que publicaron una de las principales obras de referencia de las relaciones públicas en 1952, señalan que “la investigación es la recogida sistemática de información para describir y comprender las situaciones y comprobar las hipótesis sobre los públicos y sobre las consecuencias de las relaciones públicas.”

A grandes rasgos, el propósito fundamental de la investigación es aumentar la seguridad en la toma de decisiones.

Investigación Primaria y Secundaria

Existen dos tipos de investigación en las relaciones públicas: la primaria, que requiere la conducción de un estudio original, y la secundaria, que se basa en examinar información que ya está disponible.

Los investigadores siempre deben comenzar el proceso con la investigación secundaria, ya que ésta les permite averiguar si otros ya han realizado estudios similares. Las revistas académicas, profesionales y de comercio, como también la información entregada por el Estado pueden ayudar al conducir este tipo de investigación.

Diversas redes sociales como Facebook, Twitter, LinkedIn, blogs y foros se han transformado en importantes recursos para realizar investigación secundaria. Muchos investigadores consideran a las redes sociales como un punto de partida que los ayuda a identificar tendencias y entender las opiniones de los consumidores.

Una vez concluida la investigación secundaria, puedes comenzar a realizar tu investigación primaria. Generalmente, este tipo de investigación es cuantitativa o cualitativa.

La investigación cuantitativa se refiere a estudios en los que se recogen y analizan datos cuantitativos que son altamente objetivos y proyectables.

La investigación cualitativa evita la cuantificación, y se refiere a estudios que son un tanto subjetivos pero que permiten hacer registros narrativos de los fenómenos que son estudiados mediante técnicas como los focus groups y las entrevistas.

Los resultados que se obtienen tras realizar una investigación cualitativa no son decisivos y no se pueden utilizar para realizar generalizaciones sobre la población estudiada. La investigación cualitativa permite desarrollar un conocimiento inicial y una base sólida que ayudará a tomar decisiones en el futuro.

Por otro lado, la investigación cuantitativa entrega datos estadísticos cuyos resultados son concluyentes. La información que se obtiene mediante este tipo de investigación es la que finalmente determina las acciones que se realizarán durante una campaña comunicacional.

Utilizar y mezclar la investigación cualitativa y cuantitativa de forma apropiada, es decisivo para obtener respuestas sobre “cómo” y  “qué” piensan las personas, y “por qué” actúan de determinadas formas.

 

Patrick Thelen