En búsqueda de una población sustentable para Singapur

English: boat quay Singapore skyline cbd marin...

El 16 de febrero, aproximadamente 4.000 habitantes de Singapur protestaron en contra de un plan gubernamental dirigido a aumentar la población mediante la inmigración, señalando que aumentará el costo de vida y empeorará el transporte público. Aunque las protestas son comunes en otras partes del mundo, en un país como Singapur, en donde el partido gobernante –en poder desde 1959– mantiene un estricto control sobre las discrepancias políticas, este es un hecho inaudito y relevante.

Entre las declaraciones más controvertidas del plan se encuentra el anuncio de que la actual población de 5,3 millones podría crecer en un 30% a 6,9 millones en el año 2030, principalmente a través de trabajadores extranjeros para compensar una baja tasa de natalidad.

Como en muchos otros países, la tasa de natalidad en Singapur ha estado cayendo debido a que la gente se está casando de forma más tardía y a que los matrimonios están teniendo menos hijos. Al mismo tiempo, las expectativas de vida en Singapur han aumentado desde 66 años en 1970 a 82 años en 2010, convirtiéndose en una de las más altas del mundo.

Esta combinación de bajas tasas de natalidad y altas expectativas de vida puede resultar en un envejecimiento y en una disminución de la población local. La complejidad de este problema aumenta cuando consideramos que un importante porcentaje de la población no quiere que el gobierno continúe aceptando grandes cantidades de trabajadores extranjeros.

El desafío demográfico

Singapur actualmente cuenta con 5,9 trabajadores en edad de trabajar por cada ciudadano de 65 años o más. Si las tasas de natalidad se mantienen iguales y el número de inmigrantes no aumenta, esta proporción  caerá a 2,1 en el año 2030 (Ver Gráfico 1).

 

Gráfico 1: Caída en el número de trabajadores en edad de trabajar

 Table 1

Según el gobierno,  una caída en el número de personas en edad de trabajar aumentaría significativamente la cantidad de impuestos que estas personas tendrán que pagar. La economía sería menos dinámica e innovadora, lo que haría más difícil igualar las elevadas aspiraciones de una población altamente educada. Ante la ausencia de oportunidades, el gobierno teme que muchos singapurenses busquen oportunidades en otros países.

Matrimonio y Planificación Familiar

La última vez que la tasa de natalidad en Singapur se encontró  por sobre el nivel de sustitución de 2,1 hijos fue en 1976. En 2011, la tasa de natalidad entre los residentes fue de 1,2.  Dentro de este grupo se encuentran los 3,29 millones de ciudadanos y los 530.000 residentes permanentes que tiene el país. La isla también cuenta con una población no residente de 1,49 millones.

El porcentaje de gente soltera ha aumentado significativamente entre 2000 y 2011. Entre los ciudadanos que tienen entre 30 y  34 años de edad, el porcentaje de gente soltera aumentó desde un 33% a un 44% entre los hombres, y entre un 22% y un 31% entre las mujeres.

Durante este mismo período, la mediana de la edad al contraer el primer matrimonio entre los ciudadanos aumentó desde 28,5 a 30,1 años entre los hombres y desde 26,1 a 27,8 años entre las mujeres. Al casarse más tarde, muchos singapurenses están teniendo menos hijos. El porcentaje de mujeres teniendo un hijo o menos está aumentando, desde un 21% en 2000 a un 26% en 2011.

Visiblemente preocupados por las bajas tasas de natalidad, el gobierno utiliza importantes sumas de dinero promoviendo servicios de búsqueda de parejas, otorgando subvenciones a la vivienda y proveyendo beneficios económicos a los matrimonios que deciden tener hijos.

Cómo ninguna de estas iniciativas han sido exitosas, el gobierno ha importado grandes cantidades de mano de obra extranjera. El problema con esta solución es que al tener muchos trabajadores extranjeros los salarios empiezan a disminuir y las empresas pierden el incentivo de capacitar a sus trabajadores y aumentar la productividad.

Tener mucho acceso a una mano de obra extranjera barata en un pequeño país en el que la tierra es un recurso escaso, ha aumentado los precios de las propiedades y la congestión vehicular. Un aumento en el costo de vida generalmente se traduce en un aumento en los sueldos. Según Linda Lim, una singapurense que enseña estrategia en la Universidad de Michigan, el problema en Singapur es que los sueldos no han aumentado debido a la alta oferta de mano de obra extranjera.

El gobierno debe comenzar a escuchar y comunicarse mejor con sus ciudadanos

Muchos singapurenses argumentan que son tratados como “ciudadanos de segunda clase” y que están siendo desplazados por los extranjeros. También existe el sentimiento de que el país está perdiendo su identidad nacional.

Los singapurenses no son iguales que hace 40 o incluso 10 años atrás. Las recientes manifestaciones han demostrado que la gente ya no le teme al gobierno y que están dispuestos a expresar su descontento en público. El gobierno ha comenzado a entender que en el futuro tendrán que considerar las opiniones y preocupaciones de sus ciudadanos en un nivel muchísimo más alto que en el pasado.

 

 Patrick Thelen

Los pasos tomados por Nestlé para superar una campaña en su contra

The US packaging

El 17 de marzo de 2010, Greenpeace, la organización ambientalista más grande del mundo, lanzó una campaña a través de las redes sociales en contra de Kit Kat, una de las marcas de Nestlé. Según denunció el grupo ecologista, la empresa suiza estaba utilizando aceite de palma proveniente de las selvas de Indonesia.

Sinar Mas, la empresa proveedora de aceite de Nestlé, estaba talando bosques de modo no sostenible. Según Greenpeace, esta acción no sólo estaría contribuyendo a la destrucción de la selva, sino que también exacerbaba el calentamiento global y ponía en peligro a los orangutanes de la zona.

Comienza el ataque

En un video publicado en YouTube que parodiaba el conocido eslogan “Date un Break; Date un Kit Kat”, Greenpeace muestra a un oficinista comer una barra de Kit Kat, que termina siendo el dedo de un orangután.

Notoriamente molestos, Nestlé exigió que el video fuera retirado de YouTube alegando derechos de autor. Esta acción generó miles de críticas a través de las redes sociales. Por otra parte, Greenpeace decidió subir el video a otra red social llamada Vimeo. Tras un par de horas, el video fue visto cerca de 80,000 veces.

El 21 de marzo de 2010, el video volvió a ser subido a YouTube y ha sido visto cerca de 600,000 veces.

Cambio de estrategia

El error más grande cometido por Nestlé fue tratar de controlar el contenido y las conversaciones desarrolladas en las redes sociales. Si una empresa quiere ser exitosa no debe tapar las críticas; debe aprender a escucharlas.

Nestlé comprendió que estaba enfrentando el problema de forma equivocada, y rápidamente cambió de estrategia. El Financial Times publicó un artículo en el que detallan los pasos tomados por la empresa para superar la crisis.

Según el diario inglés, la primera acción tomada por Nestlé fue cortar sus lazos con Sinar Mas. La empresa se reunió con Greenpeace y les entregó todos los detalles con respecto a sus nuevos proveedores de aceite.

La empresa también se asoció con Forest Trust, una organización sin fines de lucro, para que los ayudara a certificar la sustentabilidad de sus proveedores de aceite de palma. Esta asociación también fue creada para que Forest Trust ayudara a Nestlé a colaborar y entablar relaciones positivas con Greenpeace en el futuro.

En mayo de 2010, Nestlé se unió al “Roundtable for Sustainable Palm Oil”, una asociación creada para eliminar la producción insustentable.

A inicios de 2012, Nestlé decidió que el equipo comunicacional se encargara, entre otras cosas, de “monitorear” el sentimiento de las conversaciones generadas en las redes sociales durante las 24 horas del día. Cuando el equipo se encuentra con problemas, la unidad de comunicaciones coordina las acciones y la forma en la que la empresa se va a comunicar con las partes interesadas.

Patrick Thelen