Empleados aceptan recortes salariales para trabajar en empresas sustentables

Sustainability graphic on Performance.gov

¿Estarías dispuesto o dispuesta a recibir un recorte salarial para irte a trabajar a una empresa sustentable? Si tu respuesta fue  afirmativa, no eres la única persona que haría lo mismo.

Según una encuesta realizada por la empresa consultora Bain & Company –a 746 empleados divididos equitativamente entre tres países desarrollados (Estados Unidos, Reino Unido y Alemania) y tres países de mercados emergentes (China, India y Brasil)– los esfuerzos que las empresas realizan en el área de la sustentabilidad son un factor importante a la hora de contratar y retener personal.

Más del 15% de los empleados encuestados en los tres países desarrollados señalaron haber aceptado una rebaja salarial para trabajar en una empresa sustentable. Por otro lado, más del 30% afirmó que estarían dispuestos  a aceptar una rebaja salarial de al menos un 5% para formar parte de una empresa que liderara en iniciativas de sustentabilidad global.

De acuerdo a la encuesta, publicada a fines de 2012, el 70% de los empleados señalaron que su actual preocupación por el desarrollo de prácticas sustentables es mayor que hace tres años. Este cambio se debe principalmente a un mayor conocimiento de los problemas globales y a una percepción de mayor urgencia a que las empresas participen activamente en solucionar estos temas.

Para los empleados, la implementación de prácticas que disminuyen la contaminación, que eliminan el trabajo infantil o que protejan la seguridad física de los empleados, son consideradas mucho más importantes que las actividades filantrópicas realizadas por sus empresas.

Pese a que un creciente número de empleados están dispuestos a dejar sus empresas si estas no actúan de forma responsable, muchos empleadores siguen sin hacer los cambios necesarios. Según la encuesta, uno de cada tres encuestados en los países desarrollados han excluidos ciertas industrias de trabajo porque no coinciden con sus pensamientos personales sobre la sustentabilidad. Un 20% ha señalado excluir a empresas específicas.

Como podemos ver en el gráfico que aparece  abajo, las generaciones más jóvenes son las que están más preocupadas por ver una mejoría en las prácticas de sustentabilidad implementadas por sus empleadores. Las empresas deben estar conscientes de estas tendencias e implementar los cambios necesarios. De lo contrario, su futuro puede verse seriamente amenazado.

Los empleados más jóvenes le (4)

 

Patrick Thelen

Anuncios

Sin responsabilidad social las empresas arriesgan sufrir campañas de boicot en su contra

photo (1)La Responsabilidad Social Corporativa (RSC) se ha convertido en una obligación para todas aquellas empresas que aspiran a mantener o crear una reputación favorable.  Según un estudio global desarrollado por Cone Communications y Echo Research el 90% de los consumidores señalan que boicotearían a una empresa que se comporte de forma irresponsable. Este estudio refleja el sentimiento de más de 10.000 personas en los 10 países con mayor Producto Interno Bruto (PIB).

Gran parte de los consumidores esperan que las empresas ayuden a solucionar los problemas sociales y medio-ambientales que actualmente enfrentamos. Hoy en día, los compradores insatisfechos tienen a su disposición muchísimas herramientas que antes no existían. Las nuevas tecnologías les permiten boicotear de forma efectiva a una corporación cuyos comportamientos y valores no concuerdan con los suyos.

Entre estas nuevas herramientas, se encuentra una nueva aplicación para smartphones llamada Buycott, que permite a los compradores escanear los códigos de barra de los productos para identificar a la empresa matriz y su forma de hacer negocios.

Algunos están usando esta aplicación para evitar comprar productos  de compañías controversiales como Monsanto. Otros, la utilizan para comprar productos que ayudan a personas que no disponen de recursos económicos suficientes para atender las necesidades básicas. Así, los usuarios de esta aplicación pueden encontrar mensajes como “Esta empresa mantiene operaciones ilegales de empleo fuera del país”, o “Acaba de retirar el apoyo a matrimonios gay”.

Las redes sociales han revolucionado el poder de los consumidores. El hecho de que el 62% de ellos señalan que utilizan las redes sociales para comunicarse con las empresas u opinar sobre ellas refleja esta nueva realidad.

Una de cada tres personas utiliza las redes sociales para compartir información positiva sobre las empresas. Por otro lado, el 26% utiliza las redes para compartir información negativa. Estas cifras deben preocupar de sobremanera a las empresas que no realizan actividades de responsabilidad social.

¿Qué tipos de iniciativas deben desarrollar las empresas? Según el estudio, el 38% de los consumidores piensan que las organizaciones deben involucrarse en programas que impulsen el desarrollo económico. El medio ambiente (19%), los derechos humanos (11%) y la pobreza y el hambre (11%) son las siguientes prioridades para los consumidores.

Resultados medibles y comunicación efectiva

El estudio de Cone Communications y Echo Research también revela que los consumidores esperan que las empresas no sólo comuniquen sus iniciativas de RSC sino que también sus resultados. El 91% de las personas quieren estar informadas sobre los avances logrados por la empresa a través de sus programas de RSC.

Para que estos mensajes resuenen, la información entregada debe ser honesta y clara. Hasta el momento, la mayoría de los consumidores piensan que las empresas están reprobando en estas áreas. El 88% de las personas piensan que las empresas no revelan información negativa sobre sus esfuerzos en RSC. Sumado a esto, el 70% señala sentirse confundido con respecto a los mensajes de RSC entregados por las empresas.

Un importante porcentaje de los consumidores aún prefieren ser informados a través de las vías tradicionales: el 24% señala que la mejor forma de entregarles mensajes de RSC es a través de los paquetes o en las etiquetas de los productos; el 18% señala que a través de los medios de comunicación y el 15% en avisos publicitarios.

Por otro lado, el 11% señala que prefieren ser informados sobre estos temas a través de la página web de una empresa. El 9% prefiere recibir esta información por medio de las redes sociales (social media).

Cómo prefieren recibir infor (1)

Patrick Thelen

Las mejores empresas para trabajar en el mundo

sas_institute

¿Te gustaría formar parte de la mejor compañía para trabajar en el mundo?

Great Place to Work®, una compañía mundial de investigación, consultoría y capacitación dio a conocer su segunda lista anual de las 25 Mejores Multinacionales para Trabajar del Mundo.

Las diez empresas que encabezan la lista son las siguientes:

1.SAS Institute

2. Google

3. NetApp

4. Kimberly Clark

5. Microsoft

6. Marriot

7. Federal Express

8. W.L. Gore & Associates

9. Diageo

10. Autodesk

¿Cómo llegar a ser la compañía número uno?

SAS Institute, una empresa dedicada a proveer servicios de Business Analytics, ha sido reconocida en  varias ocasiones por Great Place to Work. El año pasado, SAS ocupó el puesto número 2 en la lista.

Great Place to Work, no es la única organización que ha reconocido el trabajo realizado por SAS. En enero de 2012, la revista Fortune la posicionó en el tercer lugar entre las 100 mejores empresas para trabajar en los Estados Unidos.

Fundada en 1976, la filosofía de SAS es “si usted trata a sus empleados como si hicieran una diferencia a la empresa ellos harán la diferencia.”

“Nuestros empleados son el alma de nuestro éxito”, dijo el CEO de SAS y co-fundador, Jim Goodnight.

José Luis Sánchez, director general de SAS Latinoamérica Norte, concuerda con Goodnight. “En SAS estamos convencidos de que nuestro mayor activo son las personas que laboran día a día en nuestra organización.”

Como resultado, SAS cuenta con una de las menores tasas de rotación de empleados en la industria: 3,3% en comparación con la norma de la industria del 22%.

¿Qué es un excelente lugar para trabajar?

Los excelentes lugares para trabajar se construyen gracias a las relaciones cotidianas que experimentan los empleados. Según Great Place to Work, los empleados consideran que trabajan en excelentes organizaciones cuando sienten tres importantes emociones:

1. Confianza: Confían en las personas para las que trabajan

2. Orgullo: Consideran que lo que hacen es importante

3. Alegría: Disfrutan de las personas con las que trabajan

Una empresa con trabajadores comprometidos es una organización que comprende las necesidades de sus empleados.  Para lograr este grado de conexión en una empresa multinacional, la comunicación es un valor fundamental. Los ejecutivos deben estas dispuestos a entablar un diálogo transparente y bidireccional con sus empleados.

Patrick Thelen

Estudio muestra que los consumidores están más preocupados sobre la RSC

Milton Friedman, Chicago Style

Milton Friedman

“Cuando oigo a los hombres de negocio hablar elocuentemente acerca de ‘las responsabilidades sociales de los negocios en un sistema de libre empresa’, recuerdo la frase maravillosa acerca del francés que descubrió a la edad de 70 años que había estado hablando en prosa toda su vida.”

Hace más de 40 años, el famoso economista Milton Friedman escribió estas palabras en The New York Times Magazine en un artículo titulado, “La responsabilidad social de los negocios es aumentar sus ganancias”. Durante el escrito, el estadounidense argumenta que en una sociedad libre, los negocios sólo tienen una responsabilidad: “usar sus recursos y comprometerse en actividades diseñadas para aumentar sus ganancias con tal de permanecer dentro de las reglas del juego, es decir, de comprometerse en una competencia abierta y libre sin engaño o fraude.”

¿Tenía razón Friedman? Hasta el día de hoy, muchos piensan que sí. Pese a esto, son cada vez más las organizaciones que están mostrando interés en la responsabilidad social corporativa (RSC). Un reciente estudio realizado por la revista Corporate Responsibility señala que el 72% de las empresas tienen una programa formal de RSC –el año 2010, el 62% de las empresas tenía un programa de este tipo.

A medida que esta inclinación se ha ido desarrollando y masificando entre las empresas, también han ido creciendo las expectativas entre los consumidores. Actualmente, las personas no sólo esperan que las empresas tengan un programa de RSC; también exigen ver resultados en términos sociales, ambientales y en retorno sobre la inversión.

Según un reciente estudio realizado por Cone Communications, una agencia de relaciones públicas y marketing, el 84% de los encuestados piensan que las empresas no sólo deben tener un programa de RSC, sino que también deben comunicarlo de forma efectiva a sus compradores. El 86% señala que sienten mayor confianza hacia las empresas que comunican sus esfuerzos sociales.

Cuando un consumidor tiene la opción de comprar un producto entre una empresa que “claramente demuestra” su valor en RSC y una que no lo hace, el 82% señala que va a preferir a la empresa que manifiesta su preocupación social. El 40% señala que no va a comprar un producto si no encuentra información sobre las acciones sociales realizadas por la organización.

¿Cómo debe ser ejecutado un programa de RSC?

Según Cone Communications, las empresas deben preocuparse de cuatro aspectos al implementar un programa de RSC:

1. Relevante: ¿Está alineado con la misión y el propósito de la compañía?

2. Resultados: ¿Es medible su impacto?

3. Resonar: ¿Es relevante el impacto para los stakeholders?

4. Fiable: ¿La empresa se dedica de forma consistente al programa?

Patrick Thelen

Realizar tareas comunitarias durante las horas de trabajo

Volunteer

¿Te gustaría realizar trabajo voluntario? Es probable que sí. ¿Realizas trabajo voluntario? Seguramente no. ¿Por qué no lo haces? Me imagino que dentro de tu respuesta aparecerán las palabras “falta de tiempo”.

Intentando no parecer un comercial publicitario (pero consciente de que no lograré mi objetivo), te tengo la solución perfecta a este problema: dile a tu jefe que quieres comenzar a realizar tareas comunitarias durante las horas de trabajo (sin recibir una disminución en tu salario).

Aunque a simple vista esta propuesta puede parecer absurda, un estudio realizado el año 2010 en la Universidad de Florida concluyó que los trabajadores que reciben permiso para dedicar parte de su tiempo al servicio público, trabajan con mayor dedicación y respaldan la labor de sus empleadores tanto dentro del lugar de trabajo como en la comunidad. El mayor grado de conexión que sienten con la empresa aumenta el nivel de compromiso y el nivel de productividad durante las horas de  trabajo.

Formar parte de una empresa que posee conciencia social es motivo de orgullo para muchos empleados. Un estudio realizado por Kelly Services a aproximadamente 100.000 personas en 34 países determinó que el 86 por ciento de los encuestados tienen mayores probabilidades de querer trabajar por una compañía considerada ética y socialmente responsable. El mismo estudio concluyó que el 57 por ciento estaría dispuesto a aceptar un cargo menor o un sueldo más bajo en caso de trabajar por una empresa que posee una fuerte conciencia medio ambiental y comunitaria.

Randstad Canada, una importante empresa de ese país que asesora y realiza servicios de contratación de personal y recursos humanos, le otorga a sus empleados un determinado número de horas a la semana para que realicen trabajo voluntario. Stacy Parker, vicepresidenta ejecutiva de marketing  dentro de Randstad Canada, señala en el blog de la empresa que esta práctica genera numerosos beneficios. En primer lugar, los empleados se sienten bien al realizar este tipo de actividades. Por otra parte, según señala Parker, realizar trabajo voluntario permite desarrollar capacidades de liderazgo, aumentar la experiencia y construir relaciones de negocio.

A modo de resumen, podemos concluir que las empresas que realizan este tipo de prácticas se ven beneficiadas de manera global. Por un lado los empleados mejoran su rendimiento, desarrollan nuevas habilidades y aumentan el grado de satisfacción que sienten por su trabajo y hacia las personas con las que trabajan. Por otro lado, la corporación fortalece su reputación, su imagen corporativa, y la confianza y lealtad de tanto los empleados como los consumidores. Por último, la comunidad se ve beneficiada al solucionar sus necesidades mediante la ayuda gratuita que reciben de personas con diversos talentos y habilidades.

¿Qué te parecen estas iniciativas que están tomando algunas empresas? ¿Te gustaría proponerlas a tu jefe?

Patrick Thelen

Artículos relacionados:

How Social Responsibility Attracts Employees

Forbes: The CSR Blog

5 pasos para comenzar un programa de responsabilidad social corporativa

Corporate Social Responsibility

La responsabilidad social corporativa (RSC) está de moda (en buena hora). Todas las compañías, independiente de su tamaño, se han ido dando cuenta que ser socialmente responsable ha dejado de ser una opción; es una pieza clave que deben insertar dentro de sus planes de negocios.

Iniciar un programa de responsabilidad social requiere reflexión y compromiso. A continuación les presento cinco pasos que toda empresa debiera seguir al comenzar un proyecto de este tipo.

1. Comprender el real significado de la RSC

Los tiempos en los que las empresas sólo debían preocuparse de rendir económicamente, sin compromiso social, han terminado. Aunque las posibles razones de este cambio son variadas, lo cierto es que la gente prefiere y premia a las organizaciones que se comprometen con la sociedad.

El Schwab Foundation for Social Entrepeneurship define a los emprendedores como “aquellos que impulsan la innovación y la transformación en varios campos, entre los cuales se encuentran la educación, la salud, el medio ambiente y el desarrollo empresarial”.

Para realizar un exitoso programa de responsabilidad social, una empresa debe conducir sus negocios teniendo presente el impacto que sus acciones generan en aquellos que se ven afectados directa e indirectamente por ellas. Para que estas acciones sean sostenibles deben llevarse a cabo de forma proporcional a los recursos de la organización.

2. Dialogar y establecer relaciones directas con el entorno

Una empresa cerrada y unidireccional nunca logrará comprender lo que realmente quieren y necesitan aquellos que la rodean. Es por esto que es importante iniciar un diálogo y dirimir lo que es significativo para aquellos que de una u otra forma se ven impactados por la empresa.

Comunicarse con los grupos de interés y establecer relaciones con miembros claves de la comunidad son importantes medidas para averiguar si existen ciertas necesidades que la empresa podría satisfacer.

3. Integrar el programa a la estrategia global de la compañía

En el pasado, muchos pensaban que simplemente donando dinero estaban siendo socialmente responsables. La RSC debe ser parte de la estrategia global de la empresa. Para lograr esto, es necesario crear un programa que junto con satisfacer las necesidades de la sociedad esté directamente ligado con la visión y la misión de la compañía. Avon es un muy buen ejemplo de una compañía que logra hacer esto.

4. Involucrar a toda la empresa

Un buen programa de responsabilidad social debe atraer a todos los integrantes de la empresa. Una implementación exitosa requiere que los empleados sientan una motivación intrínseca y desinteresada por participar. Para lograr esto se requiere una comunicación activa con los trabajadores en la que se les otorga libertad para desarrollar el programa en una forma que a ellos les resulte atractiva.

IBM es una empresa que ha sido muy exitosa en este sentido. Según señala la multinacional estadounidense, durante el año 2011 desarrollaron el mayor programa de voluntariado corporativo realizado hasta ahora por una empresa. 300.000 personas relacionadas con la empresa de 120 países realizaron 5.000 proyectos y dedicaron a tareas de voluntariado un número de horas equivalente a más de 1.070 años.

5. Realizar un programa medible

La única forma de saber si un programa fue exitoso es mediante la creación de metas medibles y específicas desde el principio. Cuando uno está consciente de su virtudes y aciertos puede implementar las medidas adecuadas para que el siguiente programa sea más exitoso que el anterior.