Barclays enfrenta crisis comunicacional

Barclays Bank PLC world headquarters

¿Será Barclays capaz de resguardar su reputación y salir medianamente bien parado de la gigantesca crisis que hoy enfrenta?

En caso de que aún no lo sepan, Barclays, una compañía mundial de servicios financieros,  está envuelta en un escándalo desatado a fines de junio cuando el holding fue multado por reguladores británicos y estadounidenses con 290 millones de libras (360 millones de euros) por manipular el Libor (London Interbank Oferred Rate) y el Euribor (Euro Interbank Oferred Rate), entre 2005 y 2009.

Aunque Barclays ha sido el primero en reconocer el falseamiento de los índices, no es el único implicado. Las autoridades también investigan a una veintena de bancos e instituciones financieras globales, sospechosas de haber obrado como Barclays. Entre ellos, se encuentran el parcialmente nacionalizado Royal Bank of Scotland (RBS), propiedad del Estado británico en un 84%, HSBC, el estadounidense Citigroup y el suizo UBS.

La crisis por fijar los tipos de interés interbancarios, que está recién comenzando, ya ha cobrado tres importantes víctimas: Marcus Agius (presidente de Barclays), Robert (Bob) Diamond (consejero delegado) y Jerry del Missier (responsable de operaciones de la entidad financiera).

Los ciudadanos están realmente molestos, y mientras escribo estas palabras, miles de tweets están siendo publicados sobre este tema. Si realizan una búsqueda al hashtag #Barclays, podrán presenciar lo que señalo.

El equipo comunicacional del banco deberá esforzarse para intentar recuperar algún tipo de sentimiento positivo hacia su organización. Barclays comprende esto, y tiene un equipo altamente calificado manejando la situación. Howell James, vice-presidente de asuntos corporativos, y Stephen Doherty, que se incorporó al banco en marzo proveniente de Diageo, serán piezas claves durante este proceso.

Con respecto a sus asesorías externas, el banco, que ya contaba con los servicios de Brunswick y Cicero Consulting (dos agencias de comunicación estratégica), acaba de contratar a Portland, una conocida agencia de relaciones públicas creada por Tim Allan, ex asesor de Tony Blair.

La tarea encomendada a estos profesionales no es nada simple. En primer lugar deberán promover la transparencia. Aunque esto suele ser una tarea complicada para los equipos comunicacionales dentro de la industria bancaria, esconder información sólo les ocasionará un daño mayor.

Gran parte de las críticas han ido dirigidas hacia ellos. Deben encontrar una fórmula que desvíe el foco de atención y demostrar que las acciones cometidas por algunos, no representan al 99,9% de los 140.000 empleados de Barclays.

¿Qué piensan ustedes? ¿Qué pasos debe tomar el equipo comunicacional de Barclays?

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

w

Conectando a %s

A %d blogueros les gusta esto: